Historia de “Un viaje por la Web 2.0”

Un buen rato me tomó empezar a contar lo que “Un viaje por la Web 2.0” me está aportando. Así que empiezo por el comienzo…

Había una vez una pequeña pero incansable pregunta que perseguía a este inestable narrador ¿cómo conectarme? y en ella estaba resumida la complejidad de la existencia... aunque, más que "estaba", "está". Conectarme implica entonces no solo conocer, sino establecer un vínculo, fue allí, en los vaivenes de la atormentada cabeza de quien les cuenta, que una luz se dió en encenderse. "Empezá por tu casa y después ves como seguís". Así, terapia de por medio, este pseduomelancolico intento de narrador se abocó a restaurar la primaria y primera conexión que lo vinculaba a este mundo, conectar con su amada. Esto es algo que empezó hace mucho tiempo en las cuentas de este medio digital y relativamente poco en las del analógico, ese tiempo que pasa del otro lado de la pantalla. Y a quienes se pregunten ¿que tiene que ver esto con el título del post? Pues bien esperen y verán o dejen de leer o... les cuento que en nada en mi vida esta alejado de Ella "y ya". Entonces, mientras la revelación de lo cotidiano se aparecía ente los ojos de quien les habla, las cosas se pusieron más complejas (como corresponde a toda historia). ¿cómo conectarme? se amplio a ¿Por qué y Para qué? (nótese que ya no me pregunté con Quién). Dejando de lado el Por qué, no porque no sea importante, sino porque es insondable, el Para qué empezó a tomar forma en torno a entender que: si estos sentimientos que llaman a conectarme están fundados en amor, quería conectarme para, desde ese sentimiento, construir un lugar mejor. Ya no solo para mi mismo sino también para Ella y para los que están llegando, y los que están por venir. Hoy, tecnología, medios, información y conocimiento están mezclados junto a decisiones, conexiones, exclusión, pobreza, felicidad y angustia desentrelazante. Educación e información se complementan y rechazan, leer ya no solo es leer sino también comprender y comprender implica necesariamente la posibilidad de elegir, analizar y tener capacidad de construir. Y eso, en mi país, en mi barrio, en mi proción de espacio donde tal vez algún día caminen mis hijos.... pues bien, no es algo accesible para todos. Y ya pasando a primera persona. Me sumergí en estos medios, canales, ríos y mares de información, comunicación y no en todos los caso conexión. Allí en medio de la desesperanza conocí a DanielKirchman, otro educador y a través de su ventana cercana a las sierras, otros aparecieron, Carlos Neri, Karpicius, Juliana, Ramo y una idea un sentimiento que venía gestándose sólo en mi pecho, fue encontrado en el de estos otros, un eco, una idea compartida, construir, aprender, discutir y crecer teniendo como base, al menos desde mi intuición, la misma imagen. Conexión real para todos y capacidad de crecer, de aprehender, de desarrollarnos y poder construir y transmitir. Entonces mientras empezaba conocer Proyectos al Sur, Carlos nos invita a "Un viaje por la Web 2.0" y me enseña (disculpa si soy mal alumno y aprendo lo que se me antoja y no las consignas :) ) que enseñar por este medio, no es consignar, es establecer un vínculos, una necesaria conexión con el ser humano delante de la pantalla y junto con los compañeros... viajar. Bien ya no se donde me va a llevar este tren. Acá, osea allá, detrás de la pantalla están ustedes algunos desconocidos, muchos ya conocidos. Acá, en mi casa, está entrando Dani, motor de mis búsquedas y cable a tierra de mis vuelos. Y todos ustedes conectados desde distintos medios y distintas formas me hacen crecer y me dan algo que creo todo educador debe tener. Esperanza.