Para Eva

Hay libros que no terminé, algunos me aburrieron, otros no los entendí. Pero hay uno que no quiero terminar. No quiero saber como sigue una historia que lejos de constituirse como una ficción, se hace, en cada línea, angustia en mi lectura. Estoy refiriéndome a El Libro de Manuel. Tal vez algún día lo leas y tal vez tengas el coraje que hoy a mi me falta. Lo cierto es que de ese libro intencionalmente inconcluso, de estos días inmensamente tristes, de esta sensación cargada de esperanza en medio de una constante lucha saco una idea, un proyecto pequeño y personal que va a formar parte de este espacio publico y colectivo. Intentaré en este espacio (que ironía) recopilar mis ideas, mis sueños políticos y mis contradicciones. Para que algún día, si querés saber que pensaba tu viejo, o simplemente recorrer un sencillo y sesgado relato histórico, tengas un lugar en donde recalar.