Vida espectacularizada. Educación espectacular

  1. Toda la vida de las sociedades en las que dominan las condiciones modernas de producción se presenta como una inmensa acumulación de espectáculos. Todo lo que era vivido directamente se aparta en una representación.
  2. Las imágenes que se han desprendido de cada aspecto de la vida se fusionan en un curso común, donde la unidad de esta vida ya no puede ser reestablecida. La realidad considerada parcialmente se despliega en su propia unidad general en tanto que pseudo-mundo aparte, objeto de mera contemplación. La especialización de las imágenes del mundo se encuentra, consumada, en el mundo de la imagen hecha autónoma, donde el mentiroso se miente a si mismo. El espectáculo en general, como inversión concreta de la vida, es el movimiento autónomo de lo no viviente

—Guy Debord - Sociedad del espectáculo

 

Cada oración me remite al torrente de digitalización que atraviesa a la construcción de la sociedad. El pensamiento no solo es potente. Es develador. Corre la cortina de la apariencia natural de las cosas y deja al descubierto engranaje de carne, likes, fotos y videitos.

Una vez abierta esa cortina, queda abierta también una herida subjetiva. Un profundo saberme parte del que no puedo o no se como salir.

Y después de todo ese caudal de realidad queda pendiente resolver, como siempre, para qué enseñamos, por qué lo hacemos y qué es lo que pretendemos dejar en el trabajo diario con nuestros estudiantes.

Nos esforzamos por poner al alcance tecnologías de la comunicación en manos de lxs pibxs, pero hace falta, ya no tan solo pensar cómo hacerlo o para qué hacerlo, sino pensar cómo organizar colectivos de profesionales de la educación que pongan sobre la practica diaria, discusiones a los poderes hegemónicos del discurso educativo.